Logo75TristezasComo todos sabéis, la hermandad está inmersa en el proyecto de la nueva corona que será el regalo que los hermanos le hagan a la Virgen por su aniversario, y que NO será sufragada con cargo a los presupuestos de mayordomía, ni con cuotas extraordinarias ni nada que se le parezca.

Tenemos por ello que contribuir TODOS los que queramos que la Virgen lleve algo que le hayamos regalado, aparte de nuestro corazón.

Ya se está recogiendo en la casa de hermandad TODA LA PLATA que queráis aportar: cadenas, medallas, pulseras, anillos, etc.

Además se están recogiendo DONATIVOS EN METÁLICO de todos aquellos que quieren participar en este regalo a la Virgen por su aniversario. Sed generosos. Ella lo agradecerá y aquí está el porqué:

La misma cantidad de dinero que cuesta la corona nueva de la Virgen, será aportada (en esta ocasión  por la hermandad) para un acto extraordinario de caridad, que con motivo de esta celebración vamos a realizar. Ni un euro menos. Será el regalo que Ella hará a los más necesitados con motivo de su 75 aniversario. Lo que reciba con una mano, lo entregará con la otra. Esto es una forma de hacer las cosas en Vera Cruz.

Si nuestro principal cometido como hermandad es el culto a nuestros Sagrados Titulares, éste se debe exteriorizar de forma digna y como expresión de Fe, sin descuidar por ello la Caridad, que siempre debe acompañarle. Así está proyectado en esta conmemoración. Sirva como ejemplo la frase de las Hermanas de la Cruz “para nuestro Señor, lo mejor”.

¡COLABORA!

PorAmorALaVirgen

 

penitencia

juegos florales vera cruz sevilla

75 aniversario modulo

reflexiones cuaresmales

Evangelio del dia

Evangelio y Lecturas de la Misa del Dia - Liturgia Diaria

  • Lectura Misa del Dia Miércoles Abril 26 2017

    MIÉRCOLES DE II SEMANA DE PASCUA

    Hechos: 5, 17-26

    Los hombres que habían metido en la cárcel están en el templo, enseñando al pueblo.

    En aquellos días, el sumo sacerdote y los de su partido, que eran los saduceos, llenos de ira contra los apóstoles, los mandaron aprehender y los metieron en la cárcel. Pero durante la noche, un ángel del Señor les abrió las puertas, los sacó de ahí y les dijo: "Vayan al templo y pónganse a enseñar al pueblo todo lo referente a esta nueva vida". Para obedecer la orden, se fueron de madrugada al templo y ahí se pusieron a enseñar.

    Cuando llegó el sumo sacerdote con los de su partido convocaron al sanedrín, es decir, a todo el senado de los hijos de Israel, y mandaron traer de la cárcel a los presos. Al llegar los guardias a la cárcel, no los hallaron y regresaron a informar: "Encontramos la cárcel bien cerrada y a los centinelas en sus puestos, pero al abrir no encontramos a nadie adentro".

    Al oír estas palabras, el jefe de la guardia del templo y los sumos sacerdotes se quedaron sin saber qué pensar; pero en ese momento llegó uno y les dijo: "Los hombres que habían metido en la cárcel están en el templo, enseñando al pueblo".

    Entonces el jefe de la guardia, con sus hombres, trajo a los apóstoles, pero sin violencia, porque temían ser apedreados por el pueblo.

    Del salmo 33

    Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor. Aleluya.

    Bendeciré al Señor a todas horas, no cesará mi boca de alabarlo. Yo me siento orgulloso del Señor, que se alegre su pueblo al escucharlo. R/.

    Proclamemos la grandeza del Señor y alabemos todos juntos su poder. Cuando acudí al Señor, me hizo caso y me libró de todos mis temores. R/.

    Confía en el Señor y saltarás de gusto, jamás te sentirás decepcionado, porque el Señor escucha el clamor de los pobres y los libra de todas sus angustias. R/.

    Junto a aquellos que temen al Señor el ángel del Señor acampa y los protege. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor. Dichoso el hombre que se refugia en Él. R/.

    San Juan: 3, 16-21

    Dios envió a su Hijo al mundo para que el mundo se salve por Él.

    "Tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por Él. El que cree en Él no será condenado; pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el Hijo único de Dios.

    La causa de la condenación es ésta: habiendo venido la luz al mundo, los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas. Todo aquel que hace el mal, aborrece la luz y no se acerca a ella, para que sus obras no se descubran. En cambio, el que obra el bien conforme a la verdad, se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios".