herrera el viejoDurante muchos años he venido escuchando que entre los enseres de la hermandad que en Marzo de 1.911 deposito como secretario D.Candido Blasco Ramos, sobrino nieto de D. Matías Ramos Calonge y último Hermano Mayor conocido de la anterior etapa, fallecido en 1.870, había dos valiosas pinturas que hoy se encuentran en el Palacio Arzobispal, una de Herrera el Viejo titulada "La Virgen con las donadas" y otra de Murillo, titulada "La Inmaculada con Fray Juan de Quirós".

felipeii2Hace unos días tuve la ocasión de volver a contemplar la firma autógrafa original del Rey Felipe II que se encuentra en una de las numerosas bulas que tenemos en nuestro Archivo Histórico. La bula es de una belleza impresionante y sólo el colorido del escudo real hace ver con la calidad y el esmero que se hacían en aquella época, siglo XVI, determinadas cosas.

Pero no os voy a aburrir con el contenido de la bula y sí con algo muy interesante que ocurrió con nuestra Hermandad durante el reinado de Felipe II.

Hasta oídos del Rey llegó la noticia de que no todo lo que ocurría en Sevilla alrededor de las salidas procesionales estaba dentro del espíritu conciliar de Trento. Es decir que había más algarabía de la cuenta y sobre todo bastante poca disciplina.

Quiero contaros en ésta ocasión un episodio que ocurrió en nuestra hermandad el Lunes Santo de 1.978 y que tiene que ver con la cuadrilla de hermanos costaleros del paso del Santísimo Cristo.

Os paso el relato a modo de crónica para un mejor entender.

Capataz: Antonio Pérez, el “Pere” (de los auxiliares de Rafael Franco Rojas).

El Consejo General de Hermandades y Cofradías decide aquél año que en donde hubiese cuadrillas mixtas, es decir un paso con costaleros profesionales y otro con hermanos, los dos fuesen llevados por capataces profesionales.

rosarioEl pasado domingo día 20 pudimos contemplar como nuestra Titular, Tristezas de María Santísima (como me gusta a mí llamarla), lució para su traslado a Santa Rosalía celebrando el Rosario de la Aurora, un precioso manto azul bordado en oro que muy amablemente nos prestó la sevillana Hermandad de Montserrat (me quedo con los que opinan de  Juan de Mesa en la belleza de la Virgen del viernes santo).

Este hecho, aunque no muy frecuente sí que se ha repetido en el tiempo en diversas ocasiones.

Recuerdo más de un besamanos de nuestra Titular y algún que otro Rosario de la Aurora con un manto de camerín prestado por la Hermandad de la Soledad de San Lorenzo, que tanto ha colaborado con nosotros cada vez que la hemos requerido.

Pero os quiero contar una anécdota que enlaza con lo anterior y que muy pocos hermanos conocen. Me lo contó Pilar del Pino, madre de nuestra hermana Rosario Santiago y también del actual Hermano Mayor de la hermandad de Los Panaderos, Emilio Santiago del Pino.

Como sabéis cuando nos trasladamos en el año 1.942 desde San Alberto a nuestra capilla del Dulce Nombre de Jesús, ésta estaba ocupada por la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) que le daban culto a Santa Lucía.

Durante todo el día, el cielo nublado del otoño sevillano había estado descargando agua en forma de finas tormentas y un numeroso grupo jóvenes amigos rezaba para que al menos hacia las 20,00 horas parara y sus deseos se vieran cumplidos.

Era la Sevilla en la que su Alcalde, D. Miguel Ibarra y Lasso de la Vega, acababa de ser nombrado Procurador en Cortes, como miembro nato. En la que la compañía de Lina Santamaría-Juan Beringola representaba “Don Juan Tenorio” en el Gran Teatro Cervantes, mientras en el Palacio Central se proyectaba en español la película “Diez dias en París”  con Rex Harrison y Keren Verne, como protagonistas.

En Sevilla, como en el resto de España, las “cartillas” de racionamiento.

banosHace unos días tuve la suerte de que la familia de nuestro querido y recordado hermano D. Javier Fal-Conde Macías me hiciera llegar a través de su hijo Borja la parte correspondiente a las cofradías de su archivo particular.

La documentación responde fielmente a su personalidad: rigurosa, minuciosa y muy completa.

Recortes de prensa, documentos, planos, apuntes manuscritos, cuadrantes de costaleros, etc.

En la parte que hay de nuestra hermandad, que ya las he entregado para que formen parte de nuestro archivo, existen una serie de manuscritos como el que a continuación se ofrece, que ciertamente parecían hechos por Javier y guardados con el fin de publicarlos cuando llegase el momento de disponer de una herramienta de comunicación ágil y eficaz como nuestra página web. No la llegó a conocer.

Con el título que antecede hace una cronología de los “Baños de la Reina Mora” con información sacada de diferentes documentos y publicaciones y que a continuación transcribo aunque con algo de aportación personal para completar la información:

Hoy día 4 de Julio se celebra el XL Aniversario de la aprobación por parte de la Autoridad Eclesiástica de los primeros Estatutos de la Confraternidad de Hermandades de la Vera Cruz.

En el año 1.948 y con motivo de la celebración del V Centenario de la fundación de la Hermandad de la Vera Cruz de Sevilla se programaron una serie de actos que culminaron con la celebración de un Pontifical presidido por el Cardenal de la Diócesis, D. Pedro Segura y Sáenz.

La Junta de Oficiales de la Hermandad tuvo el detalle de invitar al acto religioso a las hermandades de la Vera Cruz de la provincia de Sevilla de las que se tenían constancia.

Acudieron seis de ellas: Alcalá del Rio, Dos Hermanas, Pilas, Olivares, Sanlúcar la Mayor, Utrera y Villanueva del Ariscal.

37Nuestra hermandad ha tenido desde su vuelta a la actividad en 1.942 una enorme dificultad conocida por todos para dotar a nuestra sagrada titular de un ajuar mínimamente presentable. En otro artículo publicado por mí en ésta sección ya os he comentado la anécdota de su primera saya. Pues bien, a principios de los años ochenta (1984) y siendo hermano mayor Miguel González se decide por la Junta de Oficiales encargar una saya bordada nueva para nuestra Titular y que la pueda lucir en sus salidas procesionales. El bordador elegido para hacer el proyecto y su realización posterior fue Joaquín López y Juan Areal, que por entonces empezaban en este difícil oficio y tenían su taller dentro de las dependencias del convento de San Antonio donde radica la hermandad del Silencio. En esos momentos nuestra hermandad vivía inmersa en el proyecto de compra de la que sería nuestra actual casa de hermandad, al frente del cual se encontraban nuestro tan recordado y querido Javier Fal-Conde y el actual censor de la junta de oficiales, Pepín Vázquez Ceballos. Se convocó un cabildo general para la presentación de ambos proyectos, hoy realidades, y en el mismo se habló tanto de la nueva saya (su precio fue de dos millones de las antiguas pesetas) y de la “operación loseta” base de las portaciones voluntarias de los hermanos para pagar la casa de hermandad. En definitiva fue un cabildo “muy económico” con el firme propósito de buscar fórmulas para financiar esos proyectos que la propia tesorería de la hermandad no podía acometer por sí sola. Asistió a ese cabildo un hermano muy antiguo nuestro que por entonces residía en Madrid y que se había desplazado exprofeso para asistir al mismo. Se trataba de José Montes Gómez (Pepe Montes) que en tantas y tantas ocasiones había sacado a la mayordomía de más de un apuro y que más de un mueble y portaje de nuestras dependencias salieron de sus distintas gestiones. Estaba excedente de la Administración Pública dónde había ocupado importantes cargos en el Ministerio de Hacienda y por su experiencia en temas fiscales fue contratado por la Rumasa de la época, dónde ejerció de asesor personal del propio Ruiz Mateos. Pues bien en el trascurso del cabildo general, Pepe Montes intervino para decir que la saya de la Virgen de las Tristezas, la donaba él íntegramente. Inclusive y sobre la marcha dio como anticipo un cheque de 200.000 pesetas. También adquirió el compromiso con Javier Fal-Conde y Pepín Vázquez de colaborar activamente en la financiación de la casa-hermandad. Os podéis imaginar el aplauso que se llevó. Terminado el cabildo se fue inmediatamente porque volvía por carretera en su coche a Madrid. Esa noche y no recuerdo ahora el motivo, me quedé a dormir en casa del que con el tiempo se convertiría en mi suegro, Antonio Soto.

senoracofradeLa sonrisa de una señora cofrade.

El pasado día 17 de Agosto –que mes más fatídico, Rafael Aragón, Diego Luna, Antonio Soto..- nos dejó de una forma repentina y sin avisar nuestra hermana Carmen Navarro De la Villa.

Los que tuvimos la suerte de conocerla y poder convivir con ella hermosos ratos en nuestra hermandad como compañera de Junta de Oficiales o sencillamente en sus continuas apariciones por la misma – hubo momentos en que pasaba mas tiempo en la hermandad sirviendo al resto de los hermanos que en su propia casa- podemos decir de forma unánime que la parte cofrade de nuestro alma , la parte del corazón que siente y quiere a las personas, la parte de los sentimientos que se va persiguiendo a los amigos con el mismo anhelo que un niño corre detrás de un pajarito, nuestro ser en definitiva, se paró y lloró ante la misma sonrisa de una auténtica señora cofrade cuando nos enteramos ese caluroso día de la trágica noticia en ese mes de la desgracia para nuestra hermandad.

Podría contar muchas anécdotas que tuve la suerte de vivir junto a ella, pero me quedo con su coraje y agallas para llevar adelante en la Sevilla “kofrade” de mediados de los ochenta su decisión por ser la primera mujer que ocupó una oficialía en una junta de una hermandad de penitencia en Sevilla.

Y ahí recuerdo su primera salida, sin túnica ni antifaz, en la procesión del Corpus, donde todavía no salían las mujeres en representación con las hermandades, y ella como miembro de junta con su traje oscuro protocolario, su cirio verde, su porte señorial y su orgullo de sentirse mujer plena de satisfacción y derechos, se paseó ante la mirada de los sevillanos/as más aviesos con la cabeza levantada y diciendo aquí estoy yo y conmigo mi Hermandad de la Vera Cruz.

rafaelfrancoEn esta ocasión quiero poner en conocimiento de todos ustedes como la intervención de un hermano de la Vera Cruz de Sevilla, o más bien de un hermano muy destacado por su actividad y aportación en el tiempo que tuvimos la suerte de que nos acompañara antes de su partida para integrarse en esa ya comentada en otras ocasiones tertulia de La Pajarita celestial, de la que nos consta es tertuliano fijo.

Se trata de Javier Fal-Conde Macías. Quizás su mezcla de sangre aljarafeña y serrana fuese el motivo de sus constantes inquietudes. No paraba. Su principal legado a la hermandad fue su aportación a la cuadrilla de hermanos costaleros y la casa de hermandad. En ambos casos su principal impulsor. También fue quien buscó el donante del relicario de plata de nuestros Santo Lignun Crucis que no fue otro que D. Carlos Hugo de Borbón y Parma. Definitiva su participación junto con Antonio Soto en la creación de la Confraternidad. Y esto solo entre otras cosas.

Pero también hizo aportaciones a la ciudad y es a una de ellas a la que me voy a referir, por tratarse en el caso de ambos protagonistas de hermanos de la Vera Cruz e integrantes en el tiempo de algunas de sus Juntas de Gobierno.