Estimados hermanos en la Vera-Cruz de Cristo.

Comenzamos una nueva andadura, si nos referimos al periodo de gestión de esta Junta de Oficiales que inicia su legislatura, pero para la vida de nuestra Hermandad debemos considerarla como una continuación al trabajo y dedicación de cuantos hermanos nos han precedido, desempeñando diferentes oficios y que a lo largo de los años han sabido impregnarle a nuestra institución, de unos valores de espiritualidad y forma de vida cristiana y seráfica que nos caracteriza.  Nuestra responsabilidad, durante estos próximos años, será el seguir manteniendo vivos estos valores, para saberlos transmitir a aquellos hermanos que nos puedan suceder en el futuro.

Si conseguimos esto, será señal inequívoca de que  habremos sido capaces de seguir manteniendo la propia identidad de nuestra hermandad de la Vera-Cruz, caracterizada desde sus inicios por su espiritualidad y devoción a la Verdadera Cruz de Cristo, que es signo de nuestra salvación.

Los fines de nuestra hermandad son amar y servir a Dios sobre todas las cosas, a la Stma. Virgen María, Madre de Dios y de la Iglesia y a nuestro prójimo como respuesta plena al Mandamiento del Amor. Por ello estamos llamados a la participación en cuantos cultos contemplan nuestras reglas. Participación que debe ser activa; esto es, atendiendo y meditando las lecturas que correspondan, respondiendo al sacerdote, adoptando las posturas que en cada momento de la celebración se requiera, participando como lectores, colectas, peticiones, etc. En este sentido se ha preparado  un folleto informativo donde se recogen las diferentes partes de la Misa, su significado y como hemos de comportarnos en cada uno de los momentos de la celebración. De este modo comprenderemos mejor todos los signos y partes de ésta y nos permitirán una provechosa participación y comprensión en la celebración de la Eucaristía.

La vida de hermandad requiere una participación periódica y continua para avanzar en nuestro acercamiento a Dios. Todos los jueves del año celebramos Misa de Hermandad, ésta debe ser el encuentro semanal con nuestros Sagrados Titulares y momento de convivencia, entre los hermanos, una vez finalizada la celebración. Por ello debe tener el recogimiento y preparación necesarios para abstraernos de la rutina cotidiana. Pero esta celebración no tendrá sentido sin la asistencia de los hermanos que somos los que realmente damos vida a nuestra Hermandad.

A lo largo del año celebraremos diferentes tiempos litúrgicos de los cuales participaremos; Adviento, Cuaresma, Pascua. Tan importante, es vivir estos periodos como las fiestas que continúan a éstos. Para ello contamos con la disposición de nuestro Director Espiritual, D. Marcelino Manzano Vilches, el cual y a través de la celebración de retiros, nos marcará las pautas de cómo hemos de prepararnos para recibir la llegada de estas celebraciones.

Quisiera ahora dirigirme a todos de una forma muy especial. Como bien sabéis, y a través de los diferentes comunicados de nuestra web y en la carta de presentación del anterior Diputado de Culto, desde hace ya algún tiempo nuestra Hermandad cuenta con un turno de Adoración al Santísimo Sacramento en la Adoración Perpetua en la Capilla de San Onofre (Plaza Nueva). Este turno está fijado todos los sábados del año desde las 0,00 hora a 1,00 de la madrugada del domingo. La adoración y meditación ante el Santísimo en estas horas señaladas es una experiencia muy gratificante para quienes buscan el encuentro personal con Dios vivo. Existe un gran número de hermanos ya comprometidos en esta tarea, PERO AUN SOMOS POCOS. Por ello os animamos a que os unáis y de este modo nuestra hermandad dará otro verdadero testimonio de Amor y Veneración a Dios nuestro Señor. Además esta Adoración tiene  para los hermanos de la Vera-Cruz un doble significado. El principal de la adoración, y además el que representa el lugar donde se celebra. Como todos sabemos la Capilla de San Onofre es el último vestigio de la que fue nuestra Casa Grande de San Francisco, orígenes de nuestra Hermandad. Por ello y con más motivo si cabe la presencia de los hermanos de Vera-Cruz al cabo de los siglos sería más que obligada. Nuestro actual Tte. de Hermano Mayor, José Manuel Berjano Arenado, es quién coordina los turnos, ya que fue a iniciativa suya como surgió este compromiso eucarístico. Todos aquellos que deseéis estar cerca del Santísimo Sacramento podéis dirigiros bien a él, o bien a mí, para que coordinemos el turno de nuestra Hermandad en aquella apreciada capilla.

No quiero dejar pasar esta ocasión para hacer una mención especial al Grupo de Oración Permanente. Admirada y reconocida la labor callada de oración diaria de sus miembros por la Hermandad y sus hermanos, ofreciendo a todo aquel que desee integrarse, la posibilidad de una labor formativa en sus reuniones mensuales los primeros lunes de mes, finalizando con un rato de meditación ante el Santísimo en la exposición. En voz de este grupo os animamos a que participéis de estos ratos de oración, tan necesaria en estos momentos que estamos viviendo. Recordaros que podéis poneros en contacto con nuestro hermano Emilio Domínguez-Palacios Gómez, que es quién coordina este grupo.

A parte de todo lo anteriormente expuesto, es propósito dedicar una atención especial a la juventud. Su participación y aportación es necesaria, para que sea el relevo generacional y natural al frente de nuestra hermandad y por consiguiente, poder encauzarles en una vida cristiana según las exigencias de nuestras reglas. Ofreceremos diversas opciones donde puedan desarrollarse en el seno de nuestra hermandad. Es de reconocer y valorar su integración en el cuerpo de acólitos, pero no queremos quedarnos sólo en eso.

Aquí la colaboración entre la diputación de cultos y la de formación se presenta necesaria, para que este colectivo esté vivo e integrado plenamente en la vida de la hermandad.

Todo lo anteriormente expuesto es la labor que desde esta Diputación de Cultos queremos llevar a cabo durante los próximos tres años, pero la colaboración y la participación de todos los hermanos es necesaria para que la hermandad se sienta viva.

Recibid un fraternal saludo en el Santísimo Cristo de la Vera-Cruz y su Bendita e Inmaculada Madre María Santísima de las Tristezas.

Pedro Carrasco Valadés

Puede contactar con esta Oficialía en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

¿Te gusta? Comparte

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter